Siguenos en..

martes, 28 de marzo de 2017

Triste depedida para nuestro vecino Andrés Aparicio





Se informa a vecinos y amigos que en el día de hoy, 28-03-2017, ha fallecido nuestro querido vecino y socio

Andrés Aparicio

Velatorio se realiza en el Tanatorio de M-40 de Madrid  sala 11 

D.E.P

 Nuestro mas sentido pésame a la familia.


  Asociación C.V.P de Alpedroches

domingo, 26 de marzo de 2017

Diccionario Serrano


La Asociación Cultural Serranía de Guadalajara que trabaja en el estudio, recuperación y difusión del patrimonio cultural y natural de la comarca y de los pueblos de la Serranía de Guadalajara, ha recopilado una serie de palabras serranas con las que se ha creado el interesante  "Diccionario Serrano".

 José Antonio Alonso,  hace una introducción  donde nos relata el pasado y la situación actual de nuestros pueblos.


 "Hace tiempo que esta serranía castellana vio salir a la mayoría de sus hijos camino de las grandes urbes: Madrid, Guadalajara, Alcalá, Barcelona, San Sebastián, Irún…vieron llegar a aquellas gentes con los cuatros duros que les habían dado por la venta de sus treinta cabras, una yunta de vacas y un par de mulas tordas. La tierra no daba para más y había que labrarse un porvenir.

Atrás quedaron las casas en silencio, los cuatro abuelos puestos al sol del mediodía, las escuelas cerradas, que ya solo se abren la semana de fiestas, como peñas para los nietos de aquellos emigrantes.
Esta Castilla desolada vivió otros tiempos en que sus vecinos se reunían en los atrios de las iglesias, convocados al toque de campana para solucionar democráticamente los asuntos concejiles; tiempos en que los campos se sembraban, los animales pastaban en los prados y la juventud cantaba, bailaba y se emparejaba; tiempos en que de un hogar salían dos, tres, cuatro…
 No, no era esto la idílica Arcadia. Nuestros padres abandonaron el tajo porque la vida aquí era muy dura. Demasiado trabajo para tan poca sustancia.
Pero los hijos de estas tierras, volvemos los fines de semana. Hemos arreglado las viejas casas y casillas y regresamos. Buscamos el silencio, el sosiego y la paz que la ciudad nos niega. Organizados en asociaciones, hemos recuperado las canciones, las viejas fiestas y rituales; hemos colgado en el portal, o en la vieja fragua, que ahora sirve de museo, los antiguos aperos de labranza, los cacharros de barro y la memoria de lo que un día fue, pero ya no será.
Una tierra sin gente -con muy poca gente, para ser más exactos- puede difícilmente pensar en el futuro a largo plazo. Se nos llevan el agua, nos escriben la historia y el fuego arrasa todos los veranos algún monte, algún valle, los rincones donde nuestra retina busca el verdor, el aire limpio.
Cada rincón tiene su nombre, los aperos tienen sus nombres, cada oficio tenía sus palabras, cada acto tiene sus verbos, cada cualidad sus adjetivos.
Apenas quedan rebaños en la Sierra, ni pastores que guarden el ganado. Cuatros tractores labran y siembran la escasa tierra productiva en un par de semanas. La ronda, si es que sale, lo hace el día de la fiesta y punto. Han desaparecido las acciones, los oficios, las artes, las costumbres. Y en estas circunstancias surgen los hijos de la tierra que en un desesperado ejercicio de melancolía recuperan los nombres, los adjetivos, los verbos que oímos desde niños y que todavía llevamos pegados a la piel, guardados en un rincón del cerebro, cual valioso tesoro en el recuerdo.
Hemos perdido la población, se desmoronan las cercas de pizarra y el futuro pasa de largo sin contar con nosotros.
Nos quedan los hermosos paisajes, el patrimonio material y el patrimonio intangible, que se nos escapa como el agua entre los dedos.
Nos quedan los recuerdos o, como decía el poeta, NOS QUEDAN LAS PALABRAS.

Este VOCABULARIO POPULAR SERRANO es un homenaje a todas las generaciones de serranos que nombraron las cosas, las acciones, los adjetivos…Los historiadores y filólogos podrán buscar aquí las huellas de las culturas que han ido dejando su poso secular. Gracias a todos los que lo han hecho posible."

JOSÉ ANTONIO ALONSO.
Vocal de Patrimonio. Asociación Serranía de Guadalajara


Hacer CLICK  para ver el VOCABULARIO POPULAR SERRANO, publicado en la web de la Asociación Cultural Serranía de Guadalajara


martes, 9 de agosto de 2016

Visita al Centro Cultural El Cordón en Atienza


9 agosto 2016


Cumpliendo con la programación de actividades Verano 2016, esta mañana numerosos vecinos de Alpedroches, han llegado hasta Atienza. Los mas valientes caminando por el antiguo camino entre los dos pueblos, otros caminando por la carretera y el resto en coche.

David Aparicio, es uno de los vecinos que ha ido caminando por el antiguo camino que une a los dos pueblo, ha tomado la información para hacer la ruta  y ya esta subida a  Wikiloc. Se advierte de que una parte del camino está muy deteriorado y la ruta no es facil,  sería muy interesante arreglar este camino para que fuera una ruta mas cómoda.

Jose Antonio Alonso,  promotor y director, nos guió durante casi dos horas por el museo y nos fue mostrando las distintas salas. La mayoría de los vecinos no sabían de su existencia tal como está ahora, algunos si  recordaban  haberlo visitado en los tiempos que era una posada donde se podían guardar las caballerías mientras se hacían gestiones en Atienza.

Durante el recorrido, pudimos contemplar numerosas piezas, vestimenta, utensilios etc. de las cosas que utilizaban nuestros abuelos. José Antonio, fue narrando costumbres de la época, como y para que se utilizaban todos aquellos elementos. Una que resultó ser sumamente curiosa, fue una madera con muescas que se utilizaba para dar crédito a las familias, el equivalente a la Visa de ahora.

Todos disfrutamos de la visita, agradecidos a  José Antonio  Alonso y a la Diputación que autorizo la visita guiada para los vecinos de Alpedroches.

26 participantes.





RUDA
Alguno de los visitantes, observo  que entre las plantas medicinales expuestas,  no estaba la RUDA y por la tarde improvisaron una salida para buscar esta planta.
La RUDA se utilizaba para curar torceduras, tanto en  animales como en personas.

Preparación:
La planta se frie lentamente en una sartén con aceite, después se guarda en un tarro para utilizarlo cuando surja la necesidad.
Se aplica sobre la torcedura y se hace un vendaje
El olor  es muy desagradable y hay que tener mucha precaución para que no llegue a la cara. Después de utilizarlo, lavarse las manos.





Asociación Comunidad V.P. de Alpedroches